Change the World, Change its Images


Perceval, José Ma. (1995) Nacionalismos, Xenofobia y racismo en la comunicación. Una perspectiva histórica. Paidós, Barcelona.

Perceval, José Ma. Educación para combatir el racismo: ¿La asignatura inexistente? (2000) Foro Global de Educación.

Recorrido por la bibliografía sobre racismo y xenofobia propuesta por José María Perceval

"La violencia por motivos de género es tal vez la violación de los derechos humanos más generalizada y más tolerada socialmente"

State of World Population 2005.The Promise of Equality: Gender Equity, Reproductive Health and the Millennium Development Goals. UNFPA
PDF in English, Spanish, French, Arabic, Russian
Lo que sigue es extraído del capítulo 7 (página 66): Violencia por motivos de género: un precio demasiado alto:

"Desde hace mucho tiempo, la violencia contra la mujer ha quedado oculta por una cultura de silencio. Es difícil obtener estadísticas fidedignas, dado que la violencia no se denuncia debido a la vergüenza, el estigma y el temor a la venganza. Es frecuente que se culpe a las mujeres por la violación que han sufrido y por acarrear deshonor a sus familias. La Organización Mundial de la Salud (OMS) comprobó que entre 20% y 70% de las mujeres entrevistadas en una investigación multinacionalestaban mencionando por primera vez en sus vidas el abuso de que habían sido objeto.

Una de las razones de que las mujeres guarden silencio es que en muchas sociedades se acepta la violencia contra la mujer como un aspecto “normal” de las relaciones de género. En algunos países, predominan las mujeres que piensan que los malos tratos a las esposas pueden justificarse por razones tales como negarse a tener relaciones sexuales o no preparar la comida a tiempo (véase el Gráfico 8). Estudios realizados en el Perú y Sudáfrica han comprobado que tanto las niñas como los niños varones entrevistados pensaban que la víctima de un ataque sexual era culpable e incluso podría haber provocado el propio ataque.

La dependencia financiera, la condición social subordinada y la falta de derechos jurídicos y de servicios de asesoramiento jurídico limitan en muchas sociedades la posibilidad de las mujeres de protegerse a sí mismas o de abandonar situaciones abusivas. Las mujeres víctimas de abuso tienden a estar aisladas y a no involucrarse en interacciones sociales o actividades para la obtención de ingresos, que podrían darles la opción de poner fin al abuso. Las perspectivas de sufrir privaciones pueden atraparlas, a ellas y a sus hijos, en situaciones abusivas.

Una forma de violencia es privar a la familia de medios de supervivencia o seguridad financiera, o dañar los bienes o los negocios. No obstante, raramente hay un reconocimiento jurídico de esos tipos de intimidación, con algunas excepciones, entre ellas Costa Rica, Guatemala, Honduras y la República Dominicana.

Aun cuando existan las leyes contra la violencia por motivos de género, hay casos en que no se las aplica y el sistema jurídico no las apoya. A veces, esos sistemas jurídicos vuelven a victimizar a las mujeres. Esas leyes suelen carecer de asignación presupuestaria y dejan importantes lagunas entre la intención y la realidad. En la región de América Latina y el Caribe, donde los países, en su mayoría, han promulgado leyes sobre la violencia doméstica, un análisis de las partidas presupuestarias ministeriales revela que los fondos no bastan para aplicar correctamente dichas leyes."


Carly Fiorina on sexism at workplace on Cnet (video)

"each time I overcame my own fear -and fear is a big part of life and a big part of business- I'd got stronger and in better form"